JUGUEMOS MINIBASKET PRIMERO

 

 

Sergio Llul se proclamó MVP tras llevar en volandas a su equipo para ganar la copa del Rey. Sergio nació cuando Corbalán oteaba su retirada, pero desde entonces, el basket español no se ha bajado del grupo de potencias mundiales en este deporte. Cuando comenzó todo?

Hace 54 años llegaba el Minibasket a España (1.963). Quizá sin saberlo y sin premeditación, se fijaban las bases de una estrategia que llevaría a forjar grandes jugadores. De allí­ salió Ituriaga, luego Calderón, Rudy..y 54 años después España es una gran cancha con estrellas mundiales.

Los destino tur­isticos también pueden tener su minibasket particular. Qué estrategia tenemos para sentar las bases del desarrollo presente y futuro de pongamos Sevilla?

Cómo vamos a controlar la oferta extrahotelera? Dejaremos que los jugadores extranjeros (oferta ilegal) bloqueen el desarrollo de nuestros jugadores (establecimientos legales).

Si hasta en las canchas la publicidad sigue unas normas para que se vean mejor en TV, dejaremos que el letrero luminoso de un comercio destaque por encima del castillo que es fuente de atracción?

Las cheer leaders saltan a la cancha para entretener cuando lo permite el árbitro, en momentos pactados. Puede una bailaora zapatear en plena calle turística cuando quiere?.

Los palcos de las canchas se venden para generar ingresos y ser rentables. En la cancha las sillas se ponen donde no impiden la visualización del partido.

Mesas y sillas en la calle que tapan maravillas arquitectónicas, mientras hay locales vacíos en la misma zona histórica..

Se felicita al club que ficha un jugador desconocido pero que da un gran rendimiento. Por qué criticar que llegue turismo que ahorra en el vuelo? Su rentabilidad en destino puede ser mayor.

Los vestuarios, las canastas, el parquet, la seguridad, el aire acondicionado..todo forma parte del espectáculo que será el partido de baloncesto.

En un destino turístico el partido se juega todos los días.  Pero las normas son las mismas: lógica, orden y… ser mejor que el otro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *