LOS OPINADORES

Cuando juegas basket a primer nivel, debes formarte en asignaturas que si bien no harán que tu técnica sea más depurada, contribuirán a que el “feeling” interior sea positivo y en general, todo salga mejor en la cancha.

Por ejemplo, la relación con tus “clientes”: seguidores del equipo o fans del jugador, y también la prensa. Todos opinan y algunos hasta dan voz a sus ideas en los medios o en las redes sociales. En cualquier momento, son capaces de hundir anímicamente a un jugador, realzar su figura, o simplemente crear un ambiente de opinión que se llega a extender incluso entre los que no siguen ese deporte.

 Lo mismo ocurre con los hoteles. La asignatura de relaciones con la sociedad es ya fundamental. Los “periodistas deportivos” opinan en las redes sociales sobre el servicio, la comida, las instalaciones etc…. creando reacciones, sensaciones, filias y fobias.

Opiniones que, si no se tienen en cuenta, pueden llegar a comprometer seriamente la viabilidad económica del establecimiento. 

Un jugador no puede hacer caso omiso a lo que dicen de él. De esas opiniones, le guste o no, puede depender que salga a la cancha, o que deba cambiar de equipo. Era Magic especial? Era Denis Rodman querido? Felipe Reyes trasmite buenas sensaciones?  Cae bien Pau Gasol?

Los hoteles están expuestos a comentarios que a veces, son resultado de un ¨calentón¨, un interés oculto, o consecuencia de no haber recibido alguna solicitud de servicio que superaba lo normal. No vale mirar para otro lado. Si alguien nos habla, hay que responder. Pero la respuesta ha de ser pensada y expresada correctamente.

Todo hotel, todo club, ha de tener una política de comunicación que gestione esa relación con los aficionados, con los clientes. Aprender eso cuanto antes, evitará muchas situaciones complicadas.

Los Pistons de Detroit eran los “bad boys” y extender la idea de su dureza en el juego les llevó (además de otras cuestiones claro) a conseguir el preciado anillo de la NBA. Imponían respeto y la prensa les ayudaba a mantener esa aura de equipo peleón.

Un hotel puede ser un “desaparecido” por no hablarse con nadie, un “peleón” por discutir con sus interlocutores, un “buena gente” por mantener conversaciones vestidas de lógica, y podríamos seguir nombrando otros estilos en la misma manera que tipos de charlas se pueden mantener.

 

larry-bird-magic-johnson2Cómo hablarías tú con los opinadores de tu hotel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *