CAMPUS NBA

Llega siempre el momento de enfrentarse a los mejores, probar si se es capaz de convivir con ellos, e integrarse en una nueva dimensión. Una nueva y definitiva etapa de nuestra vida. Es el periodo de prácticas, el que servirá para aprender a fregar platos, o a diseñar el espacio donde se friegan.

Como siempre, la estrategia que fijemos definirá si al final del campus se acercará el entrenador a decirnos “you are in” o “have a nice journey back home”.

 

Qué queremos ver el día que termine el campus?  Si nos fijamos sólo en el día a día puede que mejoremos el tiro a canasta, el manejo de la bandeja o la defensa.

 

Pero si estudiamos el campo de juego, el equipo rival, y nuestras debilidades a reforzar, seguramente sean varios los equipos que se planteen nuestro fichaje. Fijemos un objetivo: conseguir que vengan a ficharnos y no tener que buscar equipo.

A nuestro deporte aún no ha llegado otro boom del minibasket. Sigue habiendo escasez de buenos jugadores, y playgrounds donde entrenar.

 

Lo mismo ocurre en los hoteles con respecto a las escuelas donde se forman los futuros profesionales del sector. Buscamos personas formadas y con actitud. Fíjense que no digo jóvenes bien formados. Al buen hotel le da igual la edad de quien atiende a clientes. Lo importante es si está preparado y si la actitud es la adecuada.

 

Seguimos recibiendo jugadores que no “pasan el corte”: insuficiente nivel de idiomas entre otras deficiencias, y quizá lo más preocupante, baja actitud de servicio y tendencia al figureo. Es decir, sólo gusta atacar y no tanto defender. Lo que traducido al idioma currante significa que eso de trabajar mas de 8 horas, festivos o fechas vacacionales no gusta mucho….

 

Por más que puedan llegar tendencias modernistas, la nuestra es una profesión que requiere un esfuerzo continuo….. Hace años ver a un equipo español defendiendo al hombre era toda una novedad. O una medida de emergencia cuando quedaba poco para consumarse la derrota. Se rompió la “zona de confort”, y el nivel se adaptó a lo que hacían los mejores en la NBA.

 

Nuestros estudiantes, jugadores, profesionales, viven momentos históricos en cuanto a resultados económicos en el turismo. Esa situación es como ir ganado de 30 puntos en el segundo cuarto de partido. Si te confías, en el último cuarto te derrotan.

 

Subamos el listón. Si el turismo está tirando del carro de la economía, cómo no pensar en que sea así siempre.

Alguien ha pensado que si todo trabajador de turismo hablara idiomas quizá podríamos  pagar las pensiones en el futuro?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *