LAUSSANE ESTABA EN ESPAÑA: MI AMIGO CHARLY

Mirza, Juan Antonio, Chicho,  Drazen, Lagarto, Fernando, Dino…Y MI AMIGO CHARLY

Hubo una época en la que Delibasic, Corbalan o San Epifanio, Sibilio, Petrovic, De la Cruz, Martin o Romay, Meneghin…..eran apellidos que inspiraban emoción, respeto, elegancia, lucha, imaginación, estilo. Los que vivíamos para el baloncesto hasta nos atrevíamos a llamarles por sus nombres de pila escritos en la primera línea de este escrito….……

Y el Sr. Juan Carlos “Charly” Sosa, otro de los grandes del basket en aquella época  de los 80.

Ya en aquellos años, en la hotelería siempre nos hacían referencia a los profesionales suizos como los mejores del mundo, y el que había pasado por Laussane era como si hubiera jugado en la NBA. Se pensaba que los hoteles dirigidos por aquellos profesionales eran algo mágico, inalcanzable.

De igual manera, en la cancha pensábamos que los Epi, Solozábal, Villacampa…eran algo único y fuera de nuestra onda…y nos equivocábamos. Mi amigo Charly  era ala-pivot cuando aún no se hablaba de esa posición. El mejor tiro en movimiento desde la “bombilla” que he visto, y una sinuosa elegancia en los  movimientos que también trasladaba a la pista de baile. Sin duda, un jugador  tocado por los dioses en cuanto a “swing y soul”.

Charly fue un innovador en cuanto a juego en su posición, y llegar a compartir cancha con aquellos “suizos” era un sueño que bien podía haber sido realidad.

Un directivo hotelero español era y es igual que  cualquiera de otra nacionalidad, y los hoteles-cancha del  mundo están encantados de que los dirija uno de ellos: innovan, lideran, emocionan, luchan….como aquellos top players españoles….o los tocados por Laussane.

Mi amigo Charly es un top player en todos los sentidos. Ahora se enfrenta a maratones en lugar de a pivots más altos a los que engañar con su juego de pies. Y seguro que hasta en las zancadas imprime estilo.

Si eres estudiante o inicias tu carrera hotelera, acuérdate de aquellos conquistadores de la  plata en las Olimpiadas de los Angeles. Gasol aprendió de ellos.  Ya no hay  complejos. La innovación y elegancia de mi amigo Charly le llevaron desde un equipo humilde a estar a punto de jugar una fase final del campeonato de España. Una última canasta con la bocina le  alejaron de……jugar con Epi?.  El mundo es una cadena hotelera. Finta y entra en ella. Haz “un charly” !

Mi amigo  Charly sería el “Peter Mac Dermot” de  un hotel, incluso hace tiempo que cuenta con su “Christine Francis”…..(aquellos 80 también nos dejaron como enseñanza a los futuribles la serie “hotel”) . Gracias a él viví grandes momentos, y gracias a él retomo mis momentos blogueros. A pesar de que ya jugamos en diferentes ligas, siempre está ahí y sé que si se me escapa el jugador al que defiendo, estará detrás para cerrarle el paso a la canasta.

Felices cincuenta, Charly ¡!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *